El Gobierno promete frenar la “sangría” de fondos para Arcioni

Jaime Rosemberg

LA NACION

Chubut recibió al menos $45.000 millones el año pasado; revisan los envíos y su deuda

El presidente Alberto Fernández llegó a Chubut el sábado pasado con casi $1000 millones, entre ATN, fondos para viviendas, obras públicas y hasta un avión con alimentos para las víctimas de los incendios.

Después del ataque con piedras a la comitiva presidencial, el humor presidencial para con el gobernador Mariano Arcioni cambió de manera radical. “Se terminó. Esto fue un antes y un después, confirman cerca del Presidente, con la idea de “revisar” de aquí en más la cuantiosa ayuda financiera que el gobernador solicitó-y obtuvo-durante el año pasado para atender los múltiples conflictos-salariales y de los otros-que surgieron durante su gestión.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, blanco de las críticas del Gobierno.

Fuentes oficiales, dentro y fuera de la Casa Rosada, hacen memoria. Luego de obtener su reelección, y ya con Fernández en el poder, Arcioni reclamó unos $24.700 millones para pagar sueldos y apagar conflictos sindicales, algunos de los cuales (como el de empleados públicos y docentes) se extendieron durante meses. A través de los ATN que maneja el Ministerio del Interior de Eduardo de Pedro, y préstamos del Fondo Fiduciario para del Desarrollo Provincial (FFDP) manejado por Interior, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán, Arcioni recibió unos $10.000 millones, a los que se suma la autorización a la provincia de un endeudamiento en Letras del Tesoro por $2.300 millones. Saldos de caja y bancos por $3.621 millones y un incremento de deuda flotante conformaron el “paquete 2020” con el que Arcioni viene capeando el temporal, aunque informes técnicas hablan de un faltante de $10.600 millones de salarios públicos adeudados (los sueldos estatales más bajos están al día). “Ligó por todos lados”, afirma un funcionario con conocimiento del peregrinaje de Arcioni por distintos despachos, a la caza continua de fondos. El total de fondos recibidos en 2020 en transferencias automáticas y no automáticas de todos los ministerios es de $45.000, según fuentes del Gobierno.

Para colmo, Chubut es de las provincias más endeudadas. Según datos del Ministerio de Economía, su deuda pública es de $882 millones, doce veces más que su vecina Santa Cruz. Emitió títulos en moneda extranjera por U$S 687 millones durante su primer período de gestión, garantizados el 100 por ciento por regalías petroleras. Los bonos provinciales vencen en 2023 y 2026, con lo cual el endeudamiento de la provincia amenaza con extenderse más allá del fin de su gestión. Un funcionario recuerda las “recomendaciones” en tono serio que Guzmán, Cafiero y De Pedro le hicieron al gobernador en una reunión privada para que modere su deuda hacia mitad del año pasado, cuando llegó a reclamar fondos para atender la pandemia.

Fuente: lanacion.com.ar