“VOLVIMOS A NACER”. 37 años de “El día que Madryn se quedó sin pan”

Fotos: Alberto Muñoz


Al llegar a Puerto Madryn, la historia para la mayoría de los combatientes cambió: “Nuestra incógnita era cómo nos iba a tratar el pueblo, cuando bajamos del Canberra nos dijeron que no podíamos tener contacto con la gente. Nos trajeron a la barraca y ahí sucedieron cosas que me quedaron grabadas porque el amor del pueblo pudo más que la fuerza. Empezaron a llegar y cuando nos dimos cuenta estábamos rodeados de la gente, era una fiesta y los de la Policía Militar fueron sobrepasados”. En ese momento, Pintos fue “rescatado” por una familia madrynense, la cual lo llevó a su casa para pasar un buen rato: “Nos fuimos caminando, hicimos tres cuadras y media, cuatro, nos abrió la puerta de la casa y nos recibieron con la mesa puesta. Para nosotros hay un antes y un después de Puerto Madryn, porque en ese momento volvimos a nacer”