Veleros del CNAS suman singladuras en la costa atlántica

NUEVA GENERACIÓN DE PATRONES DE YATE A VELA Y MOTOR

 

Con mucha expectativa y poco viento, días atrás, cinco veleros dejaban la rada del Club Náutico Atlántico Sud en Puerto Madryn, rumbo al puerto de Rawson.

Los objetivos eran variados, como las tripulaciones y las naves que componían la flota, pero fundamentalmente había dos cuestiones a resolver que compartían casi todos los integrantes de la expedición. Por un lado, sumar singladuras de puerto a puerto que permitieran tramitar la habilitación de Patrón de yate vela y motor, según los requisitos dispuestos por Prefectura Naval Argentina, y por otro, conocer el puerto de Rawson, su entrada e instalaciones,  para posibles recaladas en el trayecto hacia otros destinos más al sur como Camarones u otros fondeaderos naturales que son derrotas muy usuales en los navegantes inquietos de la zona.

Participaron catorce tripulantes repartidos en los veleros Cocodrilo, Themis II, Canopus, Carmen y Jauja II, entre timoneles y capitanes. La flota zarpó a las 11 de la mañana del sábado para llegar a Bahía Cracker a las 18 donde se decidió no hacer noche en ese fondeadero y seguir navegando para salir del Golfo Nuevo aprovechando la marea bajante. En el camino había regresado a su amarra el velero Themis II por desperfectos técnicos.

La entrada al puerto de Rawson debía hacerse con la marea terminando de subir. Eso aseguraba una profundidad suficiente para el calado y también cierto margen por si algún error hacia varar los barcos en el limo del río.

La navegación llevó toda la noche y alrededor de las 6:30 de la mañana del domingo ingresaron los 4 veleros restantes. Una vez amarrados en el puerto de Rawson se realizaron los trámites respectivos en la delegación de PNA local.

Durante la noche los barcos se distanciaron, y las luces de navegación apenas hacían distinguible el rumbo de cada nave. Mirando por las bandas era posible reconocer la ubicación de cada barco.

Una hora y media después, la flota abandonó el río Chubut y volvió al mar para regresar a su puerto de amarre. Otras 19 horas de navegación llevaron a la flota de regreso a la rada del Club Náutico Atlántico Sud sin mayores novedades que algunas rachas fuertes del Sudoeste y fuertes escarceos en la boca del Golfo.

Desde el CNAS pusieron de relieve a esta nueva generación de Patrones de yate a vela y motor que puede ya tramitar su habilitación habiendo aprobado el curso teórico que dictó el Instructor Carlos Lena y completado las navegaciones habilitantes.