Una Cumbre Anti Narco que solo dejó buenas intenciones

editorial

Puerto Madryn se convirtió por un día en una ciudad casi sitiada por las fuerzas de seguridad. Los alrededores del Hotel Rayentray parecía el edificio de la ONU el día de la cumbre de presidentes: móviles de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, Policía del Chubut, Policía de Seguridad Aeroportuaria y cientos de camionetas custodiaban la entrada de ese monstruo encastrado en el sur de la ciudad. Es que Madryn fue la sede de la llamada “Cumbre Anti Narco”, de la que participaron las cúpulas de las fuerzas de seguridad del país. Encabezada por el gobernador Mario Das Neves, participaron la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich, el secretario de Seguridad de la Nación Eugenio Burzaco, la Procuradora General Alejandra Gils Carbó, entre otros.

EMPECEMOS POR CASA

La elección de Madryn como sede de esta “Cumbre Anti Narco” no es casualidad. La ciudad tiene uno de los puertos más importantes del país y, por ende, es uno de los blancos más buscados por los narcos argentinos. Sin ir más lejos, hace poco menos de tres años, se decomisaron 110 kilos de cocaína de la pesquera Poseidón, propiedad de Omar “Cura” Segundo, listos para ser exportados. Sin embargo, pasó el tiempo y el responsable de la empresa sigue vivito y coleando por las calles y casinos marynenses. Por otra parte, hay muchos nombres de “ilustres” ciudadanos de la ciudad portuaria vinculados al narcotráfico pero hasta el momento corren con la misma suerte del “Cura” y trabajando en sus empresas y clubes. En lo que hace al combate del narcotráfico en la ciudad, la Policía del Chubut solo se limita a pequeños operativos para atrapar perejiles: dos detenidos con 27 porros y otro par de demorados con algunos cogoyos para consumo personal son los grandes “logros” de la policía local.

SOLO BUENAS INTENCIONES

Volviendo a la “Cumbre Anti Narco”, la misma solo se limitó a declarar buenas intenciones. Muchas palabras y pocos anuncios dominaron la escena: la ministra Bullrich habló durante 15 minutos de lo que el gobierno promete hacer contra el narcotráfico, que llevaban a la imaginación a escenas más parecidas a la serie “División Miami” que a la realidad nacional. Por otra parte, la Procuradora Gils Carbó fue un poco más técnica y demostró su conocimiento sobre el tema, aunque tampoco dio definiciones sobre qué ocurrirá en Chubut. Ni siquiera la Subjefa de la Policía Federal se animó a confirmar la llegada de la Base de Operaciones de la División Drogas a Puerto Madryn. Por su parte, no se le escuchó palabra al secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, quien tiene a su hermano detenido por un escándalo de sobornos entre su empresa (Torneos)  y la FIFA. Como corolario del asunto, los presentes firmaron una carta donde se comprometen a luchar contra el narcotráfico, aunque en ningún momento se expresó de qué manera se hará. En definitiva, una “Cumbre Anti Narco”, con mucho ruido y pocas nueces.

Por Simón Galeano