28 enero 2023

Se inauguró el primer Jardín de Infancias del CONICET en el CENPAT, el Centro Científico Tecnológico de Puerto Madryn



El CENPAT contará con un espacio educativo propio para niños y niñas, financiado íntegramente por el CONICET. Anteriormente, la presidenta del organismo, Ana Franchi, participó del Programa Eureka, donde fue entrevistada por estudiantes, y de la inauguración del Ecocentro Pampa Azul donde el Consejo firmó un convenio de colaboración y divulgación científica.

La presidenta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Ana Franchi; el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus y el director del Centro Científico Tecnológico (CCT) CONICET-CENPAT de Puerto Madryn, Rolando González-José, inauguraron el Jardín de Infancias “Veyi Bianco”, un proyecto con carácter educativo integral, abierto, inclusivo y con perspectiva de género, destinado a infancias desde los 45 días a los 3 años inclusive, que funcionará dentro del propio predio del CENPAT. 

La Jornada inició con la participación de Franchi en una actividad educativa con estudiantes de una escuela pública de la ciudad. También, la titular del CONICET junto al ministro de Ciencia; el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni y el presidente del Consejo Directivo del Ecocentro y secretario de Educación, Deportes y Cultura de la Municipalidad de Puerto Madryn, Diego González, entre otras autoridades estuvieron presentes en la inauguración del Ecocentro Pampa Azul donde el Consejo firmó un convenio de colaboración y divulgación científica.

Para ver el video sobre el primer Jardín de Infancias del CONICET en el CENPAT, haga click aquí.

“Me da mucha felicidad poder estar inaugurando este Jardín de Infancias. La dificultad de las mujeres para llevar adelante una carrera científica está muy asociada a las tareas de cuidados de menores y para ello es indispensable este tipo de instituciones que le aseguren a madres, padres, cuidadoras y cuidadores tener a sus niños y niñas cerca,  y que puedan acompañar la etapa de lactancia. Pero, además, nosotros y nosotras pensamos que esto tiene que ser abordado tanto por los varones como por las mujeres, hablamos de maternaje no de maternidad. El maternaje lo ejercen ambos géneros, entonces la idea es ir avanzando y este jardín será importante para las compañeras investigadoras, becarias y personal técnico, pero también para los varones que se hagan cargo de los niños y las niñas”, expresó la presidenta del CONICET.

Además, Franchi resaltó la idea de continuar abriendo este tipo de jardines en otros lugares del país, “sobre todo en lugares donde existen varios institutos porque serán espacios que van a responder a muchas personas y servir a la comunidad, con la seguridad de tener el soporte de una institución como el CONICET”.

Se trata del primer Centro Científico Tecnológico del país en contar con un Jardín de Infancias propio y cuenta con el apoyo y acompañamiento del Comité Institucional de Políticas de Género (CIPG), del Colectivo Ciencia Sin Machismo y de la Comisión de Familias del CCT CONICET- CENPAT.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Daniel Filmus, expresó respecto a la inauguración del establecimiento: “Cuando inauguramos el nivel inicial estamos pensando en las madres, en la igualdad de género y los derechos de los niños/as. Durante mucho tiempo se llamó guarderías y la diferencia es que pueden estar socializando en un ámbito educativo. La incorporación al sistema educativo más tarde es irrecuperable. Lo que no se aprende en esa edad se diferencia de tal manera que después cuesta recuperarlo. La idea de que el proyecto sea pedagógico en un lugar de investigación no es menor. Hay que hacer todo un trabajo para que el descubrimiento en los y las chicas pueda ser desarrollado y sembrado cotidianamente” y felicitó a todos/as los/as involucrados “que lo hicieron posible” y a Ana Franchi.

Al respecto, el intendente Gustavo Sastre, quien también fue parte del acto, dijo: “Que alegría me da que en Puerto Madryn podamos contar con un lugar de estas características, que sirve como espacio de formación para nuestros niños y niñas. La educación es la base fundamental para el crecimiento de una sociedad, por lo que celebramos este tipo de actos e inauguraciones”.

Un Jardín de Infancias anexo al CCT CONICET-CENPAT permitirá a las familias de niños y niñas que concurren a él poder dejarlos a cargo de profesionales docentes, que realizarán una acción educativa planificada, sustentada en principios pedagógicos de actualidad, favoreciendo el crecimiento y desarrollo mediante actividades y estímulos con criterio didáctico. También permitirá a las madres que trabajan en la institución amamantar a sus hijos o hijas durante la jornada laboral.

El Jardín de Infancias del CCT CONICET- CENPAT es una obra enteramente financiada por el CONICET, con una superficie total de más de 263 m2 y con un costo final de 42 millones de pesos. El edificio cuenta con un Salón de Usos Múltiples, espacio de recreación cubierto, sala de maestros/as, tres salas para infancias con baños incorporados, y sala pedagógica, entre otras características.

La colectiva “Por una Ciencia sin Machismo” también formó parte importante del proyecto del Jardín “Veyi Bianco” y es por ello que una de sus representantes, la investigadora del CONICET Soledad Leonardi, contó que “tenemos la suerte de ver un sueño cumplido y de volver a tener una Jardín, que fue una demanda que se sostuvo durante mucho tiempo y que se forjó en base a una lucha colectiva en la que intervino mucha gente y que se vio reflejada en una decisión política de las autoridades del CCT y por Ana Franchi, en su doble rol de presidenta del CONICET y militante feminista”.

El director del CCT CONICET-CENPAT, Rolando González-José aseguró que “hoy es un día muy especial para nuestra institución, no solamente porque estamos inaugurando un Jardín de Infancias específicamente diseñado desde el punto de vista arquitectónico, sino también pensado para estimular a otras instituciones a que enfoquen la promoción de las vocaciones científicas desde las primeras infancias. En ese sentido buscamos que nuestro Jardín tenga un efecto multiplicador en otras instituciones, en otros sectores de la comunidad, teniendo en cuenta que el avance de los discursos negacionistas del conocimiento científico debe ser contrarrestado, precisamente, a través de la dialéctica entre el sector científico y la educación”.

El acto protocolar tuvo lugar en el Auditorio José “Lobo” Orensanz donde tomaron la palabra las principales autoridades, que luego se trasladaron hasta el edificio del Jardín donde se realizó el tradicional corte de cinta y el descubrimiento de una placa alusiva a la inauguración. 

Programa Eureka: la importancia de fomentar las vocaciones científicas

Previo a ello, la presidenta del CONICET participó del Programa Educativo del CENPAT: Eureka, preguntas a la ciencia, y fue entrevistada por estudiantes de quinto y sexto grado de la Escuela 158 de Puerto Madryn. “¿Te costó más llegar a ser Presidenta por ser mujer?”; “¿A qué edad te diste cuenta que querías ser científica?”; “¿Admirás a otras mujeres científicas?”, fueron algunas de las preguntas que respondió Ana Franchi a lo largo de una hora. 

Sobre su participación en el Programa Eureka, Franchi expresó: “Fue fantástica la charla, los y las chicas estaban muy bien preparados. Respondí diversas preguntas, entre ellas sobre el tema de género, las dificultades de las mujeres para acceder a una carrera en ciencia y tecnología y sobre las disciplinas que pueden encontrar en el CONICET. A estas edades se deciden muchas vocaciones, y aunque no elijan carreras científicas es importante ser conscientes de la importancia de los procesos científicos que se desarrollan en el país y están al servicio de la ciudadanía”. Asimismo, resaltó el trabajo previo en el aula por parte de los y las docentes en la estimulación de liberar barreras sobre las temáticas de ciencia y tecnología.

Inauguración del Ecocentro Pampa Azul y firma de convenio

En un acto del que participaron Franchi, Filmus, el gobernador de Chubut Mariano Arcioni y el intendente Gustavo Sastre, entre otras autoridades, se inauguró también en Puerto Madryn el Ecocentro Pampa Azul, un centro de interpretación costero-marino que promueve la investigación científica y el desarrollo tecnológico e innovación para proporcionar las bases para las políticas oceánicas nacionales, incluyendo el fortalecimiento de la soberanía nacional sobre el mar, la conservación y el uso sostenible de los bienes marinos.

Se trata de un ente autárquico con autonomía funcional y financiera y con un consejo directivo conformado por representantes del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, la Provincia de Chubut y la Municipalidad de Puerto Madryn.

Filmus agradeció el trabajo y el compromiso y afirmó que el Ecocentro “tiene una importancia estratégica. Nadie puede amar lo que no conoce. Esperamos que este espacio logre que muchos chicos/as, jóvenes, argentinos/as y visitas internacionales conozcan el Mar Argentino y sepan, por ejemplo, que Argentina es dos veces más grande en su plataforma continental».

Asimismo, Franchi y el presidente del Consejo Directivo del Ecocentro y secretario de Educación, Deportes y Cultura de la Municipalidad de Puerto Madryn, Diego González firmaron un convenio entre el CONICET y Ecocentro Pampa Azul que tiene como fin la colaboración mutua y el apoyo logístico entre las partes, con fines científicos y de divulgación de la ciencia.

De la inauguración participó el subsecretario de Coordinación Institucional del MINCyT, Pablo Núñez: «Hoy estamos inaugurando el Ecocentro Pampa Azul, faro de nuestro Mar Argentino, que nos permitirá aportar con ciencia y tecnología, con conocimiento, al desarrollo de nuestro país, de cara al mar. Este centro tiene que ser el primero de muchos faros de Pampa Azul a lo largo de la costa argentina. Pero, además, este centro es un excelente ejemplo de las capacidades de articulación entre distintas instituciones y los tres niveles del Estado, cuando existe un objetivo común, hacer grande nuestra patria, integrando su territorio marino y bicontinental», aseguró.

Veyi Bianco, fuente de inspiración

Velia Bianco, conocida como “Veyi”, fue maestra y profesora de Letras de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), formadora de escuelas cooperativas, abiertas, libres, vivas y no convencionales inspiradas en la pedagogía creada por Olga Cossettini, quien fue su colega, y en el trabajo del maestro rural Luis F. Iglesias.

Veyi nació en La Plata el 29 de agosto de 1937. Impartió clases en todos los niveles de la enseñanza: inicial, primario, secundaria, terciario y universitario. Fue Rectora del Instituto Nacional de Enseñanza Superior «R. T. Speroni» de City Bell. (1985 a 1991). Organizó escuelas cooperativas en Capilla del Monte, Córdoba, y en Puerto Madryn, Chubut. Desde 2003 es jubilada y sigue en actividades junto a universidades de la mano de Red Cossettini que trata de mantener vigente y actualizado el legado de Olga y Leticia Cossettini.

“Realmente me asombré de esta propuesta de ponerle mi nombre al jardín, pero lo acepto complacida,  porque me parece que es un reconocimiento a todas las grandes personalidades que se han dedicado a la educación en este país y que, a veces, se las omite. Me parece que es un día de fiesta, que el CONICET haya encarado la construcción de este lugar, que sea un jardín donde puedan venir los y las chicas de los investigadores/as y espero que en este excelente lugar  se atienda como corresponde a las infancias”, manifestó Veyi Bianco.