La Comisión Organizadora del 9º Simposio Mundial de Coros se reunió en la Municipalidad de Puerto Madryn con vistas de evaluar la realización de este evento internacional que está previsto desarrollarse en quince días en nuestra ciudad y que los inconvenientes ya conocidos respecto de la conectividad aérea ponían en duda su concreción.
Durante el encuentro, del que participaron integrantes de la Fundación CIC –organizadora del evento– encabezada por su Presidente Daniel Garavano y la Municipalidad de Puerto Madryn, se resolvió continuar adelante con la organización del Simposio maximizando las gestiones para destrabar la llegada a la ciudad de alrededor de 1.500 coreutas de todo el mundo, ya sea a través de vía aérea como terrestre.
Se analizaron distintas alternativas para mantener la organización del Simposio –evento que viene desarrollándose desde 1993 bianualmente de manera ininterrumpida, ocupando un lugar destacado en las competencias corales del mundo– dentro de la programación estipulada y ya difundida a nivel mundial. La importancia que el movimiento turístico de los participantes generará en la ciudad, implican que desde las entidades involucradas, se hagan los máximos esfuerzos por mantener las fechas que fueran asignadas para el desarrollo de este acontecimiento cultural sin precedentes.
Asimismo que confirmó que continúa con la venta las entradas en Casa de la Cultura, Roque Sáenz Peña 86, para poder asistir a los diferentes conciertos previstos en el marco del que tendrá lugar en nuestra ciudad en la primera quincena de agosto próximo. Este Simposio de Música Coral que por primera vez se realiza en Latinoamérica llega a nuestra ciudad como sede de su novena edición del 3 al 10 agosto de 2011 de la reuniendo a las voces más prestigiosas del mundo, representada por los coros más reconocidos de la música coral. En el no sólo se contempla la faz artística, sino que también posee una importante arista formativa mediante el dictado de Talleres Corales Internacionales que brindan instancias de perfeccionamiento e intercambio a los participantes. Los talleres fueron abiertos a la comunidad local y contaron con la participación de personas que llegaron como “observadores” desde muy diversas procedencias.