Rechazan el pedido de salidas transitorias para condenado por el crimen de Paolo Trigo

Juez Horacio Yangüela

 

“Nosotros lo vamos a ver al cementerio”

 

Un caso que conmocionó a Puerto Madryn. Elías Molina, condenado a prisión perpetua, pedía salidas transitorias para visitar a familiares.

Puerto Madryn. El juez Horacio Yangüela rechazó un pedido de salidas transitorias que había sido presentado por Héctor Elías Molina (34), condenado a prisión perpetua por el crimen del adolescente Paolo Trigo (24), cometido en 2004.

Familiares de Trigo estuvieron presentes en la audiencia. “Él pide salir a ver familiares, pero nosotros a nuestro hermano lo tenemos que visitar en el cementerio”, declararon.

También el pedido fue rechazado el fiscal Daniel Báez, quien logró la condena a Molina, y dijo que todos los informes de conducta son negativos. “Fue una audiencia emotiva. Los familiares expresaron que su vida nunca volvió a ser la misma. Para ellos el tiempo no ha pasado” indicó Báez.

Molina se encuentra detenido y está alojado en la Unidad 6 de Rawson. Los informes de conducta son negativos en concepto y conducta. Y el informe del Cuerpo Médico Forense fue concluyente: personalidad antisocial, sin remordimiento ni culpa.

El juez Yangüela rechazó el pedido de salidas transitorias y sostuvo en la audiencia que Molina nunca quiso realizar un tratamiento psicológico. En 90 días, por ley, habrá una nueva audiencia.

Un caso que conmocionó a Madryn

Héctor Elías Molina estuvo prófugo. Fue detenido en Villa Nocito, en Bahia Blanca en 2005. Y se lo condenó en 2006 a cadena perpetua por el “homicidio con alevosía” de Paolo Trigo, de 24 años, operador de remises, en el barrio Pujol 2. El Tribunal de ese entonces estaba conformado por Leonardo Pitcovsky, Patricia Mallo y Pedro Cortelezzi.

Trigo fue asesinado la noche del 12 de marzo de 2004 de dos disparos por la espalda cuando se encontraba trabajando porque, supuestamente, era testigo clave del crimen en ocasión de robo de Juan José Jara, perpetrado un mes antes del crimen, por el cual un hermano de Molina -identificado como Orlando-, fue condenado a 19 años de prisión, como uno de los tres autores.

El crimen de Paolo Trigo causó dolor y consternación en la ciudad y motivó incesantes pedidos de justicia de toda la sociedad de Puerto Madryn.