Minería. La Biblia, Carlos Maestro y Martín Buzzi

El 19 de Mayo de 1993 se promulgó, de hecho, la Ley de Inversiones Mineras. Norma “leonina”

Foto Google
Foto Google

 

El 19 de Mayo de 1993 se promulgó, de hecho, la Ley de Inversiones Mineras. Norma “leonina” como muy pocas que ya produjo un claro perjuicio para el País y las Provincias que cometieron el “error” de adherir a la misma, y lo más importe ha originado muertes prematuras, enfermedades muy crueles y contaminado  la naturaleza en un grado aun parcialmente cuantificado y dimensionado, en aquellos lugares donde se instalaron mineras.

 

Solo una semana después de la promulgación en Nación, el Poder Ejecutivo Provincial solicitó a la Legislatura del Chubut adherir a la Ley N° 24.196.

Con la firma del entonces Gobernador Carlos Maestro ingresó a la Cámara de Diputados el 26 de Mayo de 1993, el Proyecto de Ley N° 043 con una nota que en su segundo párrafo dice: “La adhesión propuesta permitirá que los interesados en realizar inversiones mineras en nuestra Provincia no queden excluidos de los beneficios que otorga el mencionado régimen”.

 

Fundamenta luego: “Finalmente y de acuerdo al artículo 4° de la mencionada Ley Nacional, la presente adhesión resulta indispensable, ya que no tendrá vigencia en aquellas provincias que no hayan adherido a la misma expresamente”.

Como era de esperar Chubut hace 21 años adhirió mediante Ley XVII N° 47 (Antes 3866) a la Ley Nacional que establece regalías que no podrán ser superiores al 3% sobre el valor “boca mina”, estabilidad fiscal por 30 años, el derecho de las mineras de reclamar ante las autoridades nacionales, o provinciales las devoluciones sobre cualquier alteración a la estabilidad fiscal por parte de las provincias y municipios, y excepción de Impuesto a las Ganancias, entre otros “beneficios especiales”.

 

En Octubre dimos a conocer que existe un borrador en la Cámara de Diputados de un Proyecto de Ley que propicia la derogación de la Provincia del Chubut, a esta Ley Nacional de Inversiones Mineras. También es sabido que se está trabajando en otro Proyecto de Ley con “propuestas racionales”,  para la actividad minera extractiva que toma casi literalmente todo lo presentado por la UAC Chubut para la minería que, en muchas de sus formas, se convirtió en indispensable para la sociedad contemporánea.

 

En el Vaticano funciona el Pontificio Consejo Justicia y Paz. En Septiembre de 2013 se realizó una reunión con representantes de empresas mineras de diferentes naciones donde el Papa expresó su preocupación por muchas situaciones que provoca la extracción minera.

 

En la Biblia la primera industria a la que se hace mención es la Minería, dijo el Cardenal Peter K. Turkson, y agregó: “Nada de nuestro mundo podría existir sin ella. Tomen por ejemplo su casa, quiten lo que deriva de la extracción minera y les queda solo el préstamo que tienen que pagar”.

 

La Iglesia Católica Apostólica Romana, con su máximo representante el Papa Francisco no se opone a la minería, pero si pregona que sea una Minería Responsable. “Un nuevo modelo de asociación y desarrollo, que se funde en la certidumbre de que la actividad de extracción tiene éxito solo si va acompañado por un ambiente limpio, por comunidades locales vivas, y con la fructificación de la riqueza minera de las naciones”.

 

Con la legislación vigente y el comportamiento actual del sector minero en el caso de Argentina estamos muy lejos de que esta situación “ideal” se pueda conseguir. Por ejemplo las mineras en Chubut, dicen faltando a la verdad y esto lo repiten muchos políticos y comunicadores sociales, que el Proyecto de la UAC Chubut prohíbe toda forma de minería. Esto es falso de falsedad absoluta.

 

La verdad es que el Proyecto N° 075/14 de la UAC Chubut, que fue avalado por 13.007 ciudadanos, y que algunos Diputados ni leyeron,  establece Parámetros de Sustentabilidad Ambiental en las Explotaciones Mineras, y solo solicita se prohíba la actividad referida a minerales nucleares tales como el uranio y el torio, por su altísima y comprobada peligrosidad.

 

De hecho que al faltar a la verdad las empresas mineras, que han derramado mucho dinero en difusión falaz, ya están demostrando falta de responsabilidad y que con tal de lograr sus propósitos económicos son capaces de apelar a todo tipo de recursos. Un Documento de la Iglesia del Chubut con reflexiones sobre la Minería aborda en uno de sus puntos el tema Corrupción y Otros Conflictos y dice: “Como los beneficios que esta actividad genera son muy altos los gobiernos locales o de los países son coptados por las empresas, que consiguen leyes mineras a su mayor interés”.

 

El Gobernador Martín Buzzi, que hace poco prometió que firmaría un Decreto prohibiendo la minería en la cordillera, si realmente quiere hacer algo bien hecho en beneficio de todo el Pueblo de la Provincia, en defensa de la Vida y preservación del Medio Ambiente, debería considerar la posibilidad de enviar un Proyecto de Ley a la Honorable Cámara de Diputados, solicitando la derogación de la actual Ley XVII N° 47, por la cual Chubut adhirió a la Ley Nacional de Inversiones Mineras.

 

Si así lo hiciere desaparecería el interés de las empresas del sector en realizar explotaciones en Chubut ya que no tendrían los “beneficios” que les otorga la “leonina” Ley N° 24.196 de Inversiones Mineras. Una Ley que impulso Carlos Saúl Menem, contó con el apoyo de Carlos Maestro y, hasta ahora, también el de Martín Buzzi.