La boxeadora de Puerto Madryn, en diálogo con el área de prensa de Chubut Deportes, confirmó desde Mar del Plata que trabaja en la puesta a punto, para subirse nuevamente a un ring a principios de 2021.

La boxeadora madrynense Lizbeth Crespo se está preparando para subir una vez más al cuadrilátero. Tras más de un año sin pelear oficialmente, la “Leona” confirmó que se está poniendo a punto para estar presente en una velada organizada por la promotora del “Chino” Maidana, a realizarse en el mes de enero en Buenos Aires.

“Liz” viajó en las últimas horas hacia la ciudad de Mar del Plata, lugar elegido para realizar la preparación formal para su vuelta. En diálogo con el área de prensa de Chubut Deportes, la boxeadora contó que “ya estoy en Mar del Plata, gracias a Chubut Deportes que me otorgó los pasajes para venir. El motivo de venir a este campo de entrenamiento es porque me contactó la promotora del “Chino” Maidana para pelear en enero, con fecha y rival a confirmar”.

“Quiero estar diez puntos”

En este sentido remarcó que “ya empecé a entrenar esta mañana y durante la tarde tendré la parte técnica en el gimnasio de Alvarado. Quiero entrenar fuerte y estar diez puntos para cuando esté la fecha de la pelea. Durante este tiempo me salieron dos oportunidades de ir  pelear afuera  pero no acepté porque yo no me subo al ring sin estar diez puntos. La idea es ponerme bien y en enero demostrarlo. Me tuve que venir a Mar del Plata porque en Madryn no hay sparrings y si bien estuve entrenando, no es lo mismo guantear a entrenar con buenos sparrings. Acá tengo muchos conocidos y el guanteo es a pleno y exigente”.

Reconoció que el 2020 para ella “fue un año difícil” y en un momento “me agarró como una desesperación porque hace un año que no peleo y este virus nos ató mucho. Estuvimos en stand by, mucho tiempo sin entrenar. Entrenaba en casa pero no es lo mismo, a mí se me dificultaba mucho porque yo necesito que haya alguien pendiente y matándome en la parte física. De igual modo me las arreglé para seguir entrenado con lo que podía, con herramientas que iba armando. Después cuando ya se pudo ir a los gimnasios entrenaba a la mañana funcional y a la tarde al gimnasio de “Escopeta” Veliz, a quien le agradezco que me haya abierto las puertas. Fue un año difícil pero ahora que sé que volveré a pelear lo termino un poco más contenta”.

Mirando al futuro

Liz luego hizo referencia al 2021 que se avecina, señalando que “arranco con una pelea en enero y la idea es poder hacer algunas más hasta principios de marzo. Después tengo que retomar los estudios de mi carrera, que es la profesión de policía. Ahí haré un parate largo por el estudio. Luego retomaré con el boxeo porque ya está todo hablado con la promotora de Maidana”.

En el final llegaron los habituales agradecimientos: “A mi pareja (“Beto” Quinteros), que me banca en todo y además es mi entrenador, a mi familia que me apoya siempre, a Chubut Deportes que me ayudó con el transporte y siempre está pendiente de mí. También gracias a toda la gente de Puerto Madryn y a ustedes, porque si no fuera por ustedes, mi gente no sabría qué es lo que estoy haciendo”.