«La OVT debe consolidarse como el interlocutor territorial entre CONICET y el medio socio-productivo»

Cada 4 de junio se conmemora el Día de la Vinculación Tecnológica a instancias del natalicio de Jorge Sabato, científico destacado y muy dedicado en vida a vincular el pensamiento académico científico/técnico con las problemáticas sociales y políticas latinoamericanas. En el CCT CONICET-CENPAT la Oficina de Vinculación Tecnológica (OVT) tiene nuevo coordinador desde el mes de noviembre de 2019, Juan Pablo Cevoli y en esta breve entrevista da cuenta de la importancia de la vinculación tecnológica en el CENPAT como articuladora del sector científico con la sociedad y la industria.

¿Cuál es tu trayectoria en la vinculación tecnológica?

Podría decirse que hace ya casi 10 años que vengo trabajando en aspectos y sectores que involucran a la vinculación tecnológica de forma directa e indirecta. En el 2010 ingresé a trabajar en el MINCyT, más precisamente en la Agencia Nacional de Promoción Científica Tecnológica, donde a lo largo de casi 8 años me enfoqué en la gestión, evaluación y seguimiento de instrumentos de financiamiento orientados a la generación de nuevas competencias tecnológicas en el mercado de bienes y servicios. Desde allí pude conocer, asesorar y aprender de distintos proyectos que involucraban la vinculación de diferentes actores del Sistema Nacional de Innovación, donde en algunos casos tuve la satisfacción de verlos recorrer un camino completo: desde la concepción de la idea hasta la creación de una empresa o el lanzamiento de un producto. Igualmente, los casos que no han prosperado también han dejado importantes lecciones aprendidas, que creo todos los actores involucrados -desde quienes otorgan los fondos hasta las autoridades de las instituciones beneficiarias pasando por los grupos de investigación ejecutores- debemos capitalizar.

Luego, en 2018 concursé un cargo para formar parte de la Oficina de Transferencia de Tecnología de la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI, UNS-CONICET). En los casi 2 años que estuve allí tuvimos la responsabilidad de poner en marcha una estructura inédita a nivel de Unidad Ejecutora, que surgió como un proyecto institucional para relanzar los vínculos y las formas de vinculación entre PLAPIQUI y el medio socio-productivo. Ha resultado ser una experiencia sumamente enriquecedora, donde mi principal aporte estuvo en la negociación y formalización de acuerdos de transferencia de tecnologías y provisión de servicios.

¿Cuáles son las actividades que actualmente son pilares de la OVT en el CENPAT hoy?

He encontrado un CENPAT fuerte en lo que respecta a presencia en territorio, goza de un de gran prestigio por sus recursos humanos e infraestructura. Tanto para organismos del sector público como privado, es una institución de referencia y consulta permanente. Debemos trabajar fuertemente para mantener esa jerarquía, afianzando los vínculos existentes y buscando crear nuevos.

Quisiera destacar la buena recepción que me han brindado las autoridades y comunidad en general del CCT, con mucha apertura a mis propuestas y compartiendo el entusiasmo porque cada día podamos hacer mejor las cosas.

Respecto a la Oficina de Vinculación Tecnológica, no ha podido escapar a la dinámica destructiva que tuvo el sistema científico en general en los últimos años. La pérdida de recursos humanos ha sido significativa, y con ello se perdió también gran parte del apoyo institucional (administrativo y profesional) que el CCT brindaba a los investigadores en actividades de vinculación con el entorno socio-productivo. Debemos trabajar para recomponer una dinámica de trabajo, entendiendo que lo primordial es construir una relación de confianza entre las partes.

¿Cuáles son tus expectativas y objetivos para la OVT?

Creo que hay gran potencial científico-tecnológico dentro de la institución que debemos orientar y desarrollar para poder externalizarlo, hay que trabajar mucho en lo que respecta a marketing tecnológico: hay una gran premisa que es “nadie te va a demandar lo que desconoce que tenés para ofrecer”. Otro factor crucial que me permite ser muy optimista es que a las capacidades se le suma la voluntad e interés de la comunidad científica por “hacer algo más que un paper”, ver que sus investigaciones y desarrollos tienen impacto socio-económico.

Respecto a objetivos, los hay a corto, mediano y largo plazo. En primer lugar, creo que es importante ordenar y resolver las urgencias que demandan los proyectos que han perdido la tutoría de la OVT en el último tiempo. Hay diversas gestiones que deben continuarse, modificarse o rehacerse.

Es fundamental trabajar en el reordenamiento de procedimientos, unificar criterios y formas tanto intra como inter Institutos. Esto repercutirá en una mayor fluidez administrativa, una respuesta mas rápida a los demandantes y un fortalecimiento de la imagen institucional. Para este fin elaboré un proyecto de creación de un Comité Asesor en asuntos de Vinculación Tecnológica, que fue aprobado por el Consejo Directivo del CCT. Se va a generar un nuevo espacio de intercambio y debate entre las diferentes unidades ejecutoras y la OVT, de forma de incorporar nuevas visiones y desarrollar políticas que surjan del consenso de las partes y no sean meras imposiciones.

Estamos trabajando en la consolidación de un equipo de trabajo, tratando de recuperar personal y funciones que se perdieron e incluso proyectando una ampliación de las capacidades, para poder brindar más y mejores servicios a nuestra comunidad. Sin lugar a dudas la oficina tiene que actuar como un ente facilitador respecto a los trabajos de transferencia en el CCT, nuestro principal objetivo es sumar valor a quienes acudan por asesoramiento.

La OVT debe consolidarse como el interlocutor territorial entre CONICET y el medio socio-productivo. Debemos ser capaces de poder interpretar las necesidades, identificar capacidades científico-tecnológicas que puedan dar respuesta a dichas necesidades y por último -muchas veces lo más difícil- gestionar para que las buenas intenciones se terminen materializando en una vinculación efectiva.

Trabajaremos en la definición de indicadores de vinculación y transferencia, que nos permitan medir nuestro desempeño y sean una herramienta a partir de la cual diseñar e implementar políticas. Detrás de esto subyace el objetivo de la mejora continua, siempre apostando a más y pensando en grande.