La buena gestión de Pesca deja una exitosa zafra de langostino


Este año deja un saldo a favor en la pesquería de langostino. Una abundancia signada por dos importantes aspectos, la madre naturaleza y la política pesquera. Sobre lo natural nada podemos agregar, no así en cuanto al manejo del recurso que lleva adelante el Subsecretario de Pesca de la Nación Carlos Liberman, que de los últimos 25 años en que la pesquería de langostino ha cobrado relevancia, esta gestión se destaca por prestar atención a las partes involucradas: empresarios, capitanes de pesca, y la ciencia de la mano del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero.

Sabido es que se trata de uno de los recursos más importantes en valor comercial y de peso en la balanza económica argentina, aportando gran volumen de divisas al país por exportaciones. Y a esto el Subsecretario lo sabe.

La ocupación de mano de obra, la generación de divisas y la sustentabilidad del recurso son tenidos en cuenta ante cada decisión en la pesca. Y ello va de la mano con los canales de diálogo que Liberman supo implementar y mantiene abiertos para atender las inquietudes de empresarios y capitanes, como para coincidir en la apertura y cierre de distintas áreas, decisiones que siempre son tomadas por el funcionario apuntalándose en las indicaciones del Inidep para mantener la actividad.