“Justicia ciega, no es justicia, es funcionalidad a la opresión obrera…”

Así se nos ocurre titular hoy nuestra editorial ante el increíble fallo de la Jueza de Familia comodorense, María Marta Nieto, que en aras de las defensa de los derechos de los niños, no puntualiza ni le interesa quien es el generador del conflicto, quien viola leyes, quienes a partir de ahí habilita propios derechos para cauterizar la herida que le infringe aquel que viola la ley y atenta contra su economía que no es ni más ni menos que el salario.-

A la jueza Marta Nieto se la ve como aquellos Magistrados provenientes vaya a saber de dónde, pareciera que nacieron de un repollo y no de la misma sociedad que los impulso desde el Concejo de la Magistratura, y con estas cosas, este Concejo, hoy deformado, absorbido por el propio peso de la corporación judicial, se burocratiza, no ve estas cosas, no se los escucha en absoluto decir nada, espera que se hagan denuncias que hacen pocos y ya casi nadie, y hoy solo se lo ve preocupado por su presupuesto para funcionar que ya no lo tiene, pero la respuesta “social” desde su creación hasta hoy es nula, inclusive la ciudadanía soberana ya ni lo registra.-

Incluimos este párrafo en la editorial para que se entienda que podría incurrir María Marta Nieto, presumiblemente en el “desconocimiento acabado del derecho”, y lo argumentamos de esta manera, si bien no es su fuero el laboral, la Magistrada no ve ni analiza que el Gobierno como parte del conflicto  “viola flagrantemente la ley”, es decir, “la ley nacional de Contrato de Trabajo”, que reza en su artículo 128, “todos los trabajadores mensualizados deberán cobrar vencido el cuarto día hábil de cada mes..”, el Gobierno, no solo se desentiende, sino que firma con sus propias rubricas y casi a dos manos, un “decreto” de poco valor jurídico ante una norma nacional, que escalona los pagos, cuando quiere, como quiere, y excede el cuarto día hábil que al trabajador por ley le asiste.

La Dra. Nieto, lo pasa por alto, no lo ve, no hace nada desde su sentencia para equilibrar las partes, y aquel que se atiene “a un derecho”, para contrarrestar “la violación a una ley”, lo amenaza con sanciones económicas, y deja abierta la puerta para otras sanciones que en definitiva, no sabemos si puede, si tiene competencia, y tampoco el retorno a las aulas hace a la educación con la calidad pretendida tal vez por ella como los padres, porque tampoco menciona las “Jueza” los problemas edilicios, la falta de materiales, el conflicto portero, que no pueden manejar los mismos docentes, si los porteros paran, no hay clases, que va hacer la Jueza?? Otro fallo contra los porteros?? Todas preguntas, ninguna respuesta.-

Cuando decimos que este fallo es anti constitucional por donde se lo mire, decimos que vulnera “el derecho constitucional de huelga” consagrado hace larga data en nuestra carta magna, la “jueza comodorense” no ve esta situación, no lo contempla, como si lo “desconociera”, y ante este “desconocimiento” le caberian sanciones, o vamos a aceptar que los Magistrados no conozcan la Constitución Nacional??,  vamos a dejar que se superpongan leyes menores o normativas inferiores en la pirámide jurídica por sobre derechos de raigambre constitucional, si es así, la expresión es una sola, así estamos democracia.-

En ese mismo orden, le decimos a los lectores, traslativo a la jueza, en un diálogo simulado con ella, porque como es siempre, están en un pedestal que el sistema les ofrece y pocas veces se puede conversar de igual a igual con ellos, inclusive cuando ocurre y uno le plantea estas cuestiones, la gran mayoría por pérdida del sentido común y espíritu democrático, se termina ofendiendo, o bien, usan como mecanismo de defensa, la toga inmaculada que ya la sociedad dejo de respetar desde la época de la caída de la Santa Inquisición, sin dejar de mencionar que hay jueces “políticos”, “sociales” y “democráticos”, pocos pero los hay, no damos sus nombres para cuidarlos, porque el sistema quiere otra cosa y tiende a fagocitarlos.-

La Jueza debe saber que los notables de la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) definió a los servicios esenciales como “los servicios cuya interrupción podría poner en peligro la vida, la seguridad o la salud de las personas, en todo o en parte de la población” indudablemente la educación no cumple con estos requisitos.-

La sentencia es literalmente se pone en favor de una de las partes, justamente la parte más fuerte, – El Gobierno Provincial – y suprime el derecho a huelga, que es la herramienta que se pretende utilizar para defenderse de quien viola la ley e incumplimiento obsceno y reiterado en el tiempo – 4 meses ya – de sus obligaciones, que es pagar el salario de los trabajadores, o tal vez la jueza pretende entrar en la discusión por la cual ya hemos escrito, que el – docente debe dar clase por sola vocación – y sus familias que las atienda – la señora vocación – sus deudas las pague – la señora vocación – y para subsistir que le recen a – San Vocación –

Sin dejar de reconocer que el derecho a Huelga puede sufrir reglamentaciones, pero este no es el caso, ante la situación que no es un derecho absoluto y puede sufrir limitaciones, pero esta sentencia no es razonable, porque cercena un derecho, concretamente, no lo limita, ni lo encausa, ni pone en la balanza a ambas partes, ni siquiera reconoce el incumplimiento del Estado ante sus obligaciones.-

Esperamos que la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, debe revertir esta resolución, porque además del desequilibrio jurídico que vemos, solo hace la mecánica de tirarle nafta al fuego, no ayuda a descomprimir nada, de hecho, horas después de conocida la sentencia toman pacíficamente el Ministerio de Educación de la Provincia, por el conflicto en si, y es claro que la sentencia no resolvió nada, sino exacerbo los ánimos a la enésima potencia.-

Por último volvemos al título, “Una Justicia ciega, no es Justicia, es funcionalidad al opresor”, por algo la gente, la sociedad, tiene los pre conceptos sobre “esta Justicia”.-

31/5/2018

El Lobo