Hoy más que nunca “Las Nuevas Causas de los desposeídos” deben guiar al radicalismo. A 129 años de su nacimiento


Un día como hoy en el año 2018 el Comité Provincia emitió un Documento a instancias de uno de los integrantes del Frach. Desde la Vicepresidencia 1° se exhortaba a reconocer y representar a las nuevas “Causas de los Desposeídos” que aparecen en las nuevas desigualdades sociales, como el centro de la acción política de un radicalismo con 20 años dentro del nuevo milenio. Ante este momento histórico de Pandemia por el Covid 19 y todas las situaciones que generan en nuestro país y dos años después de que fuera emitido este documento, su vigencia es total y más profunda todavía, porque los índices de calidad de vida de la gente han caído ininterrumpidamente y para un partido enrolado en la Socialdemocracia como el nuestro esto es intolerable.

A continuación, el texto original (solo modificado el año)

Origen

Hace 129 años Leandro Alem al frente del Comité Nacional de la entonces “Unión Cívica” encabezaba el nacimiento de la “Unión Cívica Radical” en la calle Cangallo de Buenos Aires y redactaban en ese cónclave el documento “A los pueblos de la República”, donde se daban los primeros trazos del primer partido político moderno de nuestro país, nacía así la emblemática Unión Cívica Radical, dejando atrás al Mitrismo y sus acuerdos con Roca.
Creación
¿Qué fue lo que motivo su creación? El aglutinar a las personas que sabían de la necesidad de representar los intereses de aquellos que estaban sin siquiera poder elegir a sus gobernantes, mucho menos tener una mejor calidad de vida. Alem lo sintetizó con una frase histórica: La Causa de los Desposeídos.
Y ese fue el camino que recorrió la UCR en su devenir histórico, encabezar las causas contra todo tipo de injusticia como lo era no poder votar, forzando la “Ley Saenz Peña”, reconocer esas injusticias e incorporar en la actividad de la política formas de “reparación” como las mencionaba Yrigoyen en sus Presidencias y Alvear en la suya. Y en ese largo recorrido aparecieron tensiones y pujas, propias de todo partido que representa a grandes sectores de la sociedad.

Vigencia
Lo que permite mantener al radicalismo siempre en la vida pública son las conductas de sus hombres, porque se sabe que quien asume la representación por la UCR en el contexto que fuera, sabe que debe tributar conductas que incorporen la ética en la praxis política siguiendo los postulados históricos de libertad e igualdad, pero sin hacer lo contrario a lo que quienes en nuestra extensa historia nos antecedieron y siguieron la inspiración de sus fundadores.
Esto hace que generación tras generación se renueve el vínculo de confianza con la sociedad y que en cada pueblo o ciudad haya radicales dispuestos a dar las peleas en compromiso no solo con mantener el legado, sino que en conseguir interpretar los cambios que se van dando en la sociedad y lograr analizarlos y conseguir soluciones de forma colectiva.
Política virtuosa
Y en nuestra provincia tenemos sobrados ejemplos como Atilio Viglione, Jorge Galina, Mario Abel Amaya, José María Saez, Manuel Del Villar, Pio Raso, Marta Arévalo, Alfredo García, Nestor More o Alfredo Etchepare que ya no están, pero que nos marcan con su accionar junto a Hipólito Solari Yrigoyen que caminó con todos ellos y nos hacen saber que no existe nueva o vieja política, existe la política virtuosa, la vinculada a la ética y cuya evaluación es la que la sociedad nos brinda y permite que caminemos por cualquier calle, barrio o ciudad con la frente en alto como todos los nombrados.
Es entonces la política virtuosa la que debe imponerse a las malas prácticas políticas que siempre se encaminan a la corrupción. Los radicales sabemos perfectamente esto que ya esta incorporado en la Profesión de fe Doctrinaria de nuestra Carta Orgánica Nacional, donde el inicio, fin y centro de todo siempre es el hombre. Eso debemos honrar cuando gobernamos solos o con otros partidos.
Interpretar las nuevas “Causas de los Desposeídos” en las nuevas desigualdades sociales debe desvivir a los radicales en la búsqueda de la dignificación y renovación constante de este vínculo con la gente es nuestra obligación. Tenemos el lugar histórico de representar a los sectores populares y medios y seguiremos haciéndonos cargo de ese mandato. Nuevas luchas, en nuevos escenarios, con nuevos actores pero empujados por compromisos históricos: adelante radicales!!