Gustavo Rapretti de Puerto Madryn finalista del Prix de Baron B – Édition Cuisine 2019

Gustavo Rapretti, Javier Rodríguez y Santiago Blondel son los chefs elegidos por el jurado de excelencia conformado por Mauro Colagreco, Mitsuharu Tsumura, Martín Molteni y Marina Beltrame.

Este año el pescado es el protagonista principal de la receta que los cocineros debieron presentar acompañando sus proyectos. El 11 de julio, con una gran final en Buenos Aires, se conocerá al ganador de esta segunda edición.

Buenos Aires, viernes 7 de junio de 2019. – Baron B da a conocer los tres proyectos finalistas de la 2da edición del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, la iniciativa de la marca que busca destacar los mejores proyectos gastronómicos integrales de la Argentina por su excelencia y su visión transformadora. Los tres finalistas son: Gustavo Rapretti, quien desde Puerto Madryn y su restaurante “En mis fuegos, cocina con identidad” busca generar un destino gastronómico basado en el territorio; Javier Rodríguez dueño y chef del prestigioso “Papagayo” de la ciudad de Córdoba; y Santiago Blondel, chef de Gaspasai Restó situado en las sierras del pueblo de La Cumbre, Córdoba.

Más de 70 cocineros de todo el país se postularon para la 2da edición del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, un premio que comenzó en 2018 y que reconoce anualmente a quienes estén generando un cambio en su entorno y aportando a la gastronomía argentina.

Los proyectos finalistas fueron seleccionados por un jurado de excelencia conformado por Martín Molteni, chef y propietario de Pura Tierra y pionero en la gastronomía autóctona de alta gama;  Mauro Colagreco, dueño de Mirazur y ganador de tres estrellas Michelin; el reconocido chef peruano Mitsuharu “Micha” Tsumura, embajador mundial de la cocina nikkei y a cargo de Maido –elegido dos años de manera consecutiva como el mejor restaurante de Latinoamérica y ubicado entre los 10 mejores restaurantes del mundo-; y Marina Beltrame, primera Sommelier de Argentina, fundadora y directora de la Escuela Argentina de Sommeliers. Ellos fueron los encargados de evaluar las postulaciones recibidas entre el 12 de marzo y el 21 de mayo, y de reconocer las historias de estos tres chefs que están proponiendo una mirada innovadora, dándole valor a la gastronomía nacional, respetando su entorno.

Cada uno de los participantes envió una carta de intención explicando por qué considera que su proyecto es transformador, inspirador y que contribuye al desarrollo del oficio de la cocina y el medio en la Argentina. El chef oriundo de Santiago del Estero, Javier Rodríguez (36 años) presentó el trabajo que viene realizando en El Papagayo, un pequeño restaurant ubicado en el centro de la ciudad de Córdoba que, desde su apertura hace cuatro años, ha roto con todos los paradigmas de la gastronomía en Córdoba a través de su particular propuesta gastronómica, arquitectónica y artística; teniendo como protagonistas a talentos Cordobeses de gran renombre. Ha sido elegido el mejor restaurant de Córdoba durante 4 años de manera consecutiva. Es un restó de características únicas con menú degustación y foco en sustentabilidad y trabajo con productos locales. Fue construido en un pasillo de sólo 2.30m de ancho por 36 metros de largo, que data del año 1870. Ofrece un menú de 11 platos que cambia diariamente y no es publicado en ningún medio, por lo que el cliente no sabe qué se ofrece hasta el momento que llega al restaurant. Su cocina simple y sin estridencias está basada en una estrecha relación con los productores cordobeses, concentrándose en destacar las cualidades de los productos manipulándolos lo menos posible y explorando combinaciones creativas. El plato que envió para concursar es trucha cordobesa, con sabayón de café, gírgolas asadas y condimento de naranjas y sésamo, maridado con Baron B Brut Rosé.

Por su parte, Gustavo Rapretti (46 años) quien nació en General Pico, La Pampa, eligió vivir en Puerto Madryn, Chubut, dándole territorialidad a su proyecto. Esa geografía articuló su amor por el mar y su profesión. Vive en la Patagonia pegado al Atlántico desde hace 25 años, cuando llegó para hacer su carrera de químico y pasó de estudiar a los peces en un laboratorio a ser un cocinero defensor de los productos que dan identidad a esta región. En ese recorrido, empezó a conocer desde cerca la producción del mar Chubutense y su meseta. Hace 11 años creó Madryn al Plato, festival gastronómico del que es curador. En su restaurante “En mis fuegos, cocina con identidad”, los pescados, mariscos y pulpo colorado, junto a otros alimentos derivados del mar como las algas, sales y salicornias, son sus productos más destacados. Su gastronomía es fundamentalmente cocina de producto, donde el 90% de la materia prima es de pequeños productores de la zona, una carta que cambia según la estación y hace fuerte hincapié en la sostenibilidad.  Fomentar una cocina con identidad Chubutense y que pequeños productores puedan llevar su materia prima a las cocinas locales y del país con el objetivo de mostrar sus riquezas y singularidades es parte de la filosofía de su proyecto. El plato que presentó es lomo de salmón blanco de península de Valdés, en mis fuegos, maridado con Baron B Brut Nature. Se trata de un lomo de salmón blanco del Golfo con polvo de wakame, pasta de hinojos, gremolata de salicornias, algas y limón, salicornias salteadas, pasas al cognac, carbón de salicornias y cristales de sal de mar del Chubut.

Santiago Blondel (38 años) presentó su proyecto “Gapasai Restó”, un restaurante sustentable de cocina creativa y de entorno ubicado en las sierras cordobesas de La Cumbre. Se trata de un proyecto familiar que abrió en diciembre de 2008, luego de recorrer durante 7 años el extranjero. En él trabajan tres de cuatro hermanos: Santiago Blondel (Chef/Propietario), Inés Blondel (Jefa del Mundo Dulce) y Gastón Blondel (Asesor Sommelier). Trabajan pura y exclusivamente con productos locales y de temporada, manteniendo una estrecha relación con pequeños productores, pescadores y recolectores del Valle de Punilla. Blondel es el organizador de La Cumbre Gastronómica, el primer congreso nacional de cocineros que se realizó recientemente en La Cumbre, convocando a prestigiosos cocineros, bartenders, enólogos, productores, permacultores, biólogos y diversos referentes de proyectos gastronómicos de distintas regiones del país, con la intención de generar un aporte al debate dinámico sobre la construcción de la identidad de la cocina argentina y visibilizar productores locales en el mercado del congreso. El plato elegido para representar su gastronomía es crudo de tararira y camarones de río acompañado por Baron B Brut Rosé. La tararira es un pez que abunda en el río Quilpo, y que por el medio rocoso en el que vive tiene un sabor suave y delicado, está ligeramente marinado con suico, una hierba serrana que aporta matices de fruta tropical, acompañado con una guarnición ligeramente ácida y picante (quitucho), la melosidad de la palta y el sabor marítimo de los camarones crocantes de río.

Estamos muy contentos con lo que generó esta segunda edición del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”. Hemos recibidos más de 75 propuestas de proyectos de excelencia que reflejan el trabajo que se realiza en distintas partes del país con una visión transformadora de la gastronomía argentina. Estos tres proyectos que han sido seleccionados por el jurado tienen detrás una historia, un fuerte vínculo con la sustentabilidad y el trabajo mancomunado con productores de sus zonas, rescatando los sabores de cada lugar. Cada uno de ellos ha trabajado fuertemente para que la gastronomía de calidad de su ciudad se difunda. Las iniciativas de Madryn al Plato, La Cumbre Gastronómica y el impulso que le dio Papagayo a la cocina cordobesa han fomentado la valorización del trabajo que se realiza en estos lugares. Fue muy difícil la tarea que tuvimos porque había muchos proyectos interesantes, sólidos.  Estamos muy orgullosos de nuestros cocineros que diariamente desde distintos puntos de la Argentina ponen en valor la riqueza y diversidad de productos del país”, comentó Martín Molteni.

Los cocineros finalistas participarán de un evento final el 11 de julio, realizando en vivo sus recetas para que el jurado determine quién de ellos es el ganador de la segunda edición del Prix de Baron B – Édition Cuisine.   

El ganador será premiado con el “Prix de Baron B – Édition Cuisine 2019”, un corcho bañado en oro tallado por el orfebre argentino, Juan Carlos Pallarols. Luego, viajará a Francia del domingo 26 de septiembre al domingo 6 de octubre para participar en un curso de alta gastronomía en la escuela Lenôtre, tendrá un encuentro con Mauro Colagreco en su restaurante Mirazur (Menton), culminará su experiencia recorriendo la región de la Champagne. Además, habrá una distinción económica de $200.000 para el ganador y de $120.000 para los dos semifinalistas.

El programa que presentó Baron B en 2018 tuvo como ganadora de la primera edición a Patricia Courtois con el “Proyecto Iberá”. La chef fue elegida por un jurado conformado en aquel momento por Martín Molteni, Mauro Colagreco, Inés Berton y Andrés Rosberg, quienes seleccionaron como finalistas a Juan Cruz Galetto, chef de Estancia Las Cañitas en el Valle de Calamuchita de Córdoba, y Patricio Negro, chef del prestigioso Sarasanegro de Mar del Plata.

El Prix de Baron B – Édition Cuisine es un premio que crecerá a lo largo de los años, reconociendo los mismos valores y buscando nuevos proyectos. En cada edición se buscará un nuevo chef que posea esta unión de atributos como son la capacidad para la acción, el talento, la excelencia, la visión, la integración, la osadía y la innovación. Con esta iniciativa, Baron B refuerza su vínculo con alta gastronomía nacional, logrando reconocer nuevas visiones transformadoras de la misma a través de un evento federal que valoriza la diversidad y la riqueza de cada región del país. Cabe destacar que este año el Prix de Baron B – Édition Cuisine fue declarado de Interés Turístico Nacional por la Secretaría de Turismo de la Nación.

#PrixBaronB

@BaronBArgentina

Sobre Baron B

Nacido en el seno de una aristocrática familia del Valle del Loire, el barón Bertrand de Ladoucette fue un hombre que articuló, como nadie, la elegancia, el misterio, la sensualidad y la audacia. Una mezcla de virtudes que lo llevó incansablemente tras el sueño de concebir un espumante que expresara como nadie la sofisticación y la calidad del mejor champagne francés. Más de medio siglo después de su creación, Baron B motiva hoy el orgullo de quienes hacemos el espumante más selecto y exclusivo de Argentina. Heredero de un espíritu de burbujas, Baron B es un homenaje a un hombre, a su nombre y a su historia.