Mediante una carta que se hizo conocer a la opinión pública, los empleados de las agencias de turismo de la ciudad, hacen conocer la catastrófica situación que les toca vivir en su lugar de trabajo, a la vez que solicitan urgentes medidas de apoyo al sector.

La misiva, a la que pudo acceder EL CHUBUT menciona: “Los empleados del Sector Turístico  de la Comarca Virch – Valdés, hacemos un llamado a las autoridades para que atiendan la problemática actual de nuestros lugares de trabajo. Quienes trabajamos en el sector Turístico de la zona afectada por las cenizas volcánicas, vemos detenida nuestra actividad en forma casi total desde el 4 de Junio próximo pasado. Nuestros empleadores, con la mayor buena disposición, siguen abriendo día a día sus locales, con la sola esperanza de que esta contingencia natural cese, y se pueda volver a comenzar con una temporada, que se preveía excelente y que en términos económicos está prácticamente perdida; porque siendo nada más que realistas, en el mes de Junio hubo actividad cero, julio está prácticamente perdido y para los meses de Agosto, Septiembre, Octubre y Noviembre las reservas se vienen cayendo y han mermado las consultas en un 80% aproximadamente. Esto significa que por más que se restituyan los vuelos, los pasajeros por temor a demoras y pérdida de combinaciones, elegirán un destino sin problemas de conectividad”.

UN NUMERO IMPORTANTE DE TRABAJADORES
Los trabajadores, que en un número superior a los cincuenta firman la mencionada nota, aseguran observar la mejor predisposición de los empleadores, pero temen que la situación los supere, “diariamente vemos a nuestros empleadores ir detrás de las autoridades con la inquietud por el futuro de sus empresas y nuestras fuentes de trabajo.
Esta realidad es común a un número muy alto de trabajadores que directa e indirectamente desarrollan su actividad en relación al turismo. Agentes de viajes, hoteles, restaurantes y confiterías, transportistas de corta distancia, guías de turismo, choferes y comercio en general está afectado en distintos grados que van del cese total de actividades a mermas considerables en sus ingresos diarios.
Los dueños de las diferentes empresas, están solicitando una ayuda económica, que no es un subsidio ni un regalo. Están solicitando un crédito con 9 meses o un año de gracia, y tasa baja o nula para el pago de sueldos y cargas sociales. Muchas de las empresas del sector, no son empresas de capital, sino comercializadoras de servicios y no cuentan con activos que puedan liquidar, así como aquellas empresas de capital con una estructura que depende de sus ingresos para afrontar los montos que significa mantener sueldos, cargas sociales y costos fijos. En tal sentido solicitamos a las autoridades que les competa, hacer un esfuerzo y atender esta problemática, para hacer que esta crisis tenga el menor impacto posible. Muchos de nosotros no hemos terminado de cobrar nuestros salarios. No es por falta de voluntad de los empleadores sino porque literalmente hace 45 días que no entra un peso en las empresas. Pedimos, como piden nuestros empleadores, una ayuda extraordinaria ante una circunstancia imposible de prever y que puede significar, de no ser escuchados, la pérdida de muchos puestos de trabajo.
Las medidas deben ser inmediatas. La dura realidad lo amerita. Esperamos la pronta concreción de las mismas”.

Fuente: Diario El Chubut