Día Internacional de la no violencia hacia las mujeres

Hace aproximadamente dos meses se reunieron para trabajar algunas organizaciones y grupos de Puerto Madryn, relacionados entre sí por su  participación en  movimientos de Derechos Humanos y temas que afectan a la equidad y  la desjerarquización que atraviesan las mujeres tanto en la vida familiar como en los diferentes roles que desempeñan en la sociedad. El objetivo de la reunión fue planificar actividades  para el día 25 de Noviembre, fecha declarada como el “Día internacional de la NO violencia  hacia las mujeres” y que coincide – NO por casualidad – con  el  quinceavo  cumpleaños de la apertura de Casa de la Mujer en Puerto Madryn.  Este es el relato de estas mujeres que le dicen NO a la violencia de género.

“Comenzamos a reunirnos y a medida que avanzaban los encuentros,  concurrían más grupos, organizaciones y/ o mujeres independientes que, enteradas de la incitativa, se fueron sumando a la propuesta, aportando más y mejores ideas.

Al proyecto, que en un principio comenzaron a articular INADI Delegación Chubut, CLADEM Enlace Chubut, Casa de la Mujer Puerto Madryn Foro Social de Diversidad Sexual INADI Chubut, Agrupación Chubut-Diversx  y  Fundación Madre Luna, se le  fueron sumando  el   Programa Provincial de Educación Sexual Integral (ESI) Chubut. la delegación Sitraed  Puerto Madryn, ATECH Puerto Madryn, Grupo de teatro GAIA, Centro Cultural Caracol y hasta se consolidó y adquirió nombre un  conjunto de plásticas, escritoras, periodistas, docentes  y artesanas que con orgullo presentamos hoy  como “Las Hacedoras del Camino”.

Múltiples ideas crecieron, otras se desecharon y  algunas se guardaron para  eventuales conmemoraciones focalizadas en cuestiones de género, como el 8 de marzo.

Hay que destacar que en toda esta suma de voluntades mucho ha tenido que ver el trabajo de años que vino realizando en la ciudad  Casa de la Mujer, pero también un despertar social  con otras miradas y desde nuevos paradigmas que toda la  comunidad  está comenzando a visualizar, no solo en Puerto Madryn, sino en gran parte del país, Latinoamérica y el Mundo.

Cuando a mediados de los ochenta y principios de los noventas hablábamos de violencia  hacia las mujeres, lo hacíamos desde miradas parcializadas como la violencia doméstica,  ya que era el emergente más visible que cotidianamente  enfrentábamos.

La observación del quehacer  diario  y cientos de investigaciones, primordialmente desde las ciencias sociales y políticas y desde el campo del derecho  han permitido  comprender que,  la violencia  hacia nosotras, las mujeres, no es únicamente doméstica. Hay violencia oculta bajo innumerables pequeñas y grandes situaciones cotidianas, sociales y políticas. Solo es necesario mirar bien qué nos muestran determinados hechos y desenmascararlos.

HUBO VIOLENCIA cuando fue necesario establecer una ley de cupos en los partidos políticos y en el acceso a las bancas legislativas (que aun hoy nunca se terminó de cumplir) para poder asegurar nuestra presencia  en esos espacios.

HAY VIOLENCIA cuando una secretaria  es hostigada por sus jefes y/ o patrones.

HAY VIOLENCIA cuando a igual trabajo en cualquier tarea, recibimos menos salarios.

HAY VIOLENCIA cuando la mayor cantidad de víctimas de violaciones y abusos sexuales  somos mujeres.

HUBO  VIOLENCIA cuando no podíamos  comprar anticonceptivos porque los dineros de la casa  eran destinados a otras “necesidades más prioritarias”.

HAY VIOLENCIA cuando se  feminizan  las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) y el VIH.

HAY VIOLENCIA cuando,  por ser lesbianas, no solo  somos descalificadas y discriminadas  por nuestra elección sexual, sino y mucho más fuertemente, por ser mujeres lesbianas.

HAY VIOLENCIA cuando todas estas discriminaciones se potencian si se trata  de alguien transexual, travesti,  transgénero ó intersexual.

HAY VIOLENCIA cuando se nos impide  realizarnos un aborto si padecemos una enfermedad, fuimos violadas,  corre peligro nuestra vida o si la mujer ó persona violada es menor o incapaz,   aunque desde 1921  estemos amparadas por el artículo 86 de Código Penal de  Aborto No Punible.

HAY VIOLENCIA cuando faltan acciones políticas y  sociales  que nos protejan frente al flagelo de la explotación sexual y trata de personas.

HUBO VIOLENCIA cuando, para hacernos una ligadura  tubaria,  no solo precisábamos permisos de maridos o convivientes, sino además,  enfrentar embarazo que  finalizarían  en cesárea, para que – si el profesional acordaba- nos realizaran la práctica.

HAY VIOLENCIA cuando no se activan los mecanismos que nos permitan acceder a una educación digna y acorde, con la cual podríamos alcanzar metas que nos permitan independizarnos y  lograr empleos más jerarquizados.

HAY VIOLENCIA  cuando nos imponen políticas reproductivas o antireproductivas de acuerdo al talante de los  funcionarios de turno.

HAY VIOLENCIA cuando silenciosamente nos obligan a someternos al riesgo de abortos clandestinos, porque económica, cultural, médica y  socialmente no somos   protegidas y no se nos brinda un servicio  de salud al que acceder sin riesgos.

HAY VIOLENCIA cuando NO SOMOS NOMBRADAS, cuando nos omiten de lo que se dice, se escribe y se piensa, mimetizándonos en un lenguaje sexista, misógino, androcéntrico y  patriarcal  que nos  niega  como personas de derecho con presencia real, acciones que influyen negativamente en la construcción de nuestra autoestima, desde la cuna.”

Esas son las ideas de las integrantes de este espacio heterogéneo, diverso, multidisciplinar y transcultural de participación, queriendo conmemorar  el “Día internacional de la NO violencia  hacia las mujeres”  con actividades tan  diferentes como  enriquecedoras que  están desarrollándose   durante la semana del 22 al 28 de Noviembre, en Puerto Madryn.