Control Tributario: El municipio controla la facturación de los comercios

La Municipalidad de Puerto Madryn intensificó su programa de control tributario con el firme

La Municipalidad de Puerto Madryn intensificó su programa de control tributario con el firme objetivo de detectar potenciales casos de evasión al fisco local. Es dable tener en cuenta que el caso de confirmarse a través de los inspectores que se está ante un caso de evasión, se labran actas con la posibilidad de ser severamente sancionado con multas que superan los $ 4000.

La Dirección General de Rentas de la Secretaría de Hacienda Municipal y el cuerpo de inspectores del Departamento de Fiscalización Externa, se realiza el control de emisión de facturas o comprobantes respaldatorios de ventas, así como también control de la documentación obligatoria de los locales comerciales. Vale destacar que el programa contempla una mayor rigurosidad hacia los evasores, y un control que alcanza a comerciantes de todas zonas de la ciudad.

Es importante tener en cuenta que al detectarse anormalidades a través de hechos como la no emisión de facturas, no poseer talonarios de facturación o sistemas para la emisión de comprobantes en el local, facturar un monto menor al real de la operación, los inspectores proceden a labrar actas de infracción que pueden tener como resultado la aplicación de multas que van de $ 1.610 la primera infracción, $3.220 más la clausura por diez días la segunda y $ 4.600 más 30 días de clausura en caso de reiteración.

Se destacó que en forma paralela, al procesarse las declaraciones juradas se concreta otro control, que se centra en la veracidad y en la racionalidad de lo declarado, haciéndose un cruce de información con datos aportados por otros organismos (AFIP-DGI, Anses, Servicoop, empresas de servicios públicos, entidades bancarias y agentes de información, entre otros) que permiten deducir el nivel de la actividad comercial correspondiente. En el caso de obtener resultados sospechosos como consecuencia de este cruce de información, los comercios (o actividades comerciales) pasan a formar parte de un listado de contribuyentes para ser verificados en detalle y luego son analizados en función de la actividad, característica del comercio, ubicación, nivel de operaciones y otros parámetros que se toman en cuenta para ser analizados dentro de un marco de racionalidad.