Chubut conmemora el inicio del Nuevo Año Mapuche

Los Pueblos Originarios del territorio chubutense festejan el We Tripantu entre el 21 y el 24 del mes de junio coincidiendo con el solsticio de invierno.

El Gobierno del Chubut, a través de la Dirección Provincial de Asuntos Indígenas, conmemora la llegada del nuevo año para todos los pueblos indígenas del hemisferio sur. El We Tripantu, se realiza durante el solsticio de invierno entre el 21 y 24 de junio, significa la nueva salida del Sol y la Luna, uno de los días más sagrados para los Pueblos Originarios del hemisferio sur.

Rubén Romero Saihueque, director provincial de Asuntos Indígenas, señaló que “este año 2020 la emergencia Sanitaria por  COVID-19 impedirá que las comunidades puedan tener una celebración masiva, por lo que cada familia lo efectuará al interior de su hogar y cada Comunidad mapuche-tehuelche de nuestra Provincia, celebrará la llegada de un nuevo año en la intimidad de su territorio de acuerdo a las resoluciones emanadas desde el Gobierno Provincial, Municipal y Comunas Rurales”.

We Tripantu

Esta celebración se realiza en el solsticio de invierno, el día más corto del año, la renovación natural de la naturaleza, tras el invierno que comienza, nuestros antiguos y antepasados creían que ese cambio era regido por la luna, que provoca los brotes de los vegetales, y la reproducción de los animales. 

En este período, la tierra comienza a limpiarse con el agua que envía Futa Chao (Padre Grande) a través de Ngen Ko (el espíritu del agua) lo que provoca el nuevo ciclo, que implica la terminación del ciclo anterior de preparación del suelo, siembras, cosechas, la naturaleza limpia y prepara la tierra para otro período y así sucesivamente.

En la concepción del tiempo de los Pueblos Originarios, lo antiguo se renueva siempre, es distinta a la que se tiene en occidente en que lo antiguo queda atrás y sólo se puede recordar.

El método más efectivo que poseían nuestros antiguos, en la definición del día del We Tripantu, es el diseño, estructuración, ubicación y construcción de su Ruka (casa), con un fogón en el centro y la puerta principal orientada hacia la salida del sol, determinaba y controlaba el tiempo y el movimiento de este durante el transcurso del año.

Es decir, el fogón, la puerta principal y un tronco o palo situado frente a la puerta, definirá o marcará el movimiento del día, las constelaciones, el sol, la luna y el tiempo, es decir estos símbolos marcarán los días e indicarán el recorrido o movimiento del sol y las estaciones el año. Esta secuencia determinará el día exacto del We Tripantu.