La atleta de Puerto Madryn, subcampeona sudamericana de pentatlón, a punto de volver a sus entrenamientos en el CENARD, habló con el área de prensa de Chubut Deportes respecto a sus objetivos para este año.

La atleta Camila Fuenzalida, que comenzó a destacarse allá por el 2016, cuando fue campeona nacional de acuatlón de los Juegos Nacionales Evita y después trasladó su exitoso recorrido al Pentatlón Moderno, donde es subcampeona sudamericana, mantuvo una charla con el área de prensa Chubut Deportes, donde habló de su presente y futuro.

La deportista madrynense, que está a punto de regresar a sus entrenamientos en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo de Buenos Aires donde se encuentra radicada, habló del significado de haber podido reencontrase con su familia, después de  atravesar casi toda la etapa de cuarentena en Capital Federal.

“Fue hermoso volver”

“Volver a Madryn fue una satisfacción enorme porque pasé toda la pandemia en Buenos Aires. Fue hermoso poder volver a mi casa después de tantos meses, nunca había estado tanto tiempo lejos de mi familia. Y yo quería volver también para entrenar acá, sobretodo en club de equitación donde monto siempre y en la pileta del Escrófalo. Fue hermoso reencontrarme con todos mis seres queridos, amigos y gente que me apoya”,

Consideró que el 2020 fue un “año duro para todos”, pero sobretodo “para el personal de salud y gente que ha perdido a sus familiares por esta enfermedad. En lo deportivo para mí fue también difícil, pero se podía sobrellevar. Si bien no podía hacer natación, equitación ni esgrima, siempre tenía algo para hacer. Ese tiempo también lo aproveché mucho para enfocarme en mis estudios”.

“Volver a respirar”

En este sentido, reconoció que cuando pudo retomar sus actividades deportivas normalmente “fue como volver a respirar, volver a sentir esa adrenalina de querer competir. Eran tantas las ganas, que en tres semanas de entrenamiento ya estaba mejor que cuando estaba a punto de competir”.

A pesar de lo complicado del 2020, en el cual casi no hubo competencias oficiales, Camila remarcó que “un par de semanas antes de volver a Madryn hubo un Nacional, con toma de tiempos, donde obtuve el primer lugar y eso me dio un gran posibilidad para poder clasificar a un Mundial, que no está confirmado pero que se podría hacer a mediados de junio”.

Entrenar y estudiar

Después de más de un mes y medio en Madryn y a horas de reintegrase a los entrenamientos con la selección nacional, la deportista se mostró feliz y con muchas ganas de volver, porque “ya tuve tiempo de conectarme con mi familia y seres queridos. Eso me dio las fuerzas necesarias para ahora volver con todas las energías a entrenar y seguir estudiando, porque me quedan un par de meses para recibirme de auxiliar de farmacia y luego poder seguir con mi carrera de enfermería”.

Apuntando al futuro deportivo aseguró que “habrá muchos torneos para este año. En marzo hay un Nacional que se hará en Madryn y será clasificatorio para el Panamericano. Después vendrá la clasificación al Mundial de Egipto (por sumatoria de puntos). En julio o agosto tenemos el Sudamericano y vamos a ver si después de todas esos eventos, podemos apuntar a algún otro torneo internacional”.

De todos estos torneos previstos, aseguró que el principal objetivo de este año “es clasificar al mundial de Egipto”. Y a corto plazo “apunto al nacional de Madryn, que me daría la oportunidad de clasificar directamente al Panamericano de Colombia”.

Por último, resaltó el permanente apoyo de Chubut Deportes “es gente con la que tengo un contacto permanente. Ya sea con Gustavo Hernández (presidente), Marcelo Richotti (gerente deportivo) o “Rocky” Mansilla. Siempre están pendientes de mí y de lo que necesito. Tengo una beca que para mí es muy importante y también me dan una mano con los pasajes cuando necesito viajar, de modo que su respaldo es fundamental para mí y por lo cual estoy muy agradecida”.