Bomberos reclama un plan de contingencia

Con el descenso de las aguas y de las pulsaciones, el segundo jefe del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn

Pablo Garcia, segundo jefe de Bomberos

Con el descenso de las aguas y de las pulsaciones, el segundo jefe del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn, Pablo García, salió a cuestionar públicamente la manera en cómo se tuvo que trabajar durante la contingencia.

Los planteos realizados por el servidor público, que difieren de los puntos esgrimidos desde el municipio, apuntan a poder establecer una metodología de trabajo que sea beneficiosa para todos los actores que deben intervenir para lograr una mejora en las intervenciones.

“No es responsabilidad nuestra que Madryn no esté organizado ni planificado para dar respuestas desde quienes tienen la responsabilidad de dar todas las respuestas”, comentó García. Dentro de esta misma línea, dirigida a la esfera municipal, el segundo jefe del cuerpo activo planteó que ante una emergencia deben estar definidas “cada una de las tareas y aristas que deben terminar de conformar un plan de contingencia”, aspecto que desde su óptica “no existe y que conlleva a que todos los actores trabajen en forma descoordinada en situaciones como las vividas en la madrugada del martes”.

“Fue este fenómeno natural de agua que con solo unas horas de lluvia inundó gran parte de la ciudad”, explicó García quien repasó que la ciudad se transformó en un caos, ya que después de una sequía tan larga los conductos y bocas de tormenta estaban tapadas.

El segundo jefe del cuerpo lamentó la falta de coordinación en las tareas porque “durante algunos momentos fuimos blanco de críticas e insultos ante el requerimiento de vecinos de chapas, nylon, etc. Una tarea que para nada le corresponde al servicio de bomberos”. Más allá de esta situación lamentable, García advirtió que “el personal Cuerpo de Bomberos fue el ente que desde un principio trabajó en la respuesta a la contingencia”.

Sobre lo sucedido en el temporal, el servidor público aclaró que “es muy difícil poder sacar algo positivo en un acontecimiento donde una gran cantidad de vecinos perdieron lo poco que tenían”. Pese a ello, instó a la reflexión de todas las partes porque “este episodio nos ha servido para seguir confirmando cada día el valioso recurso humano con que cuenta nuestra institución y en lo referente a lo operativo este acontecimiento nos debe servir para definitivamente tomar el tema de la seguridad ciudadana con la seriedad que se merece”. Dentro de esta posición, García cuestionó que “en la actualidad cada organismo trabaja de la mejor manera y como le parece, pero de manera aislada, las veces que hemos realizado capacitaciones en conjunto entre los organismos de FAA, PNA, Bomberos Voluntarios fue por propia iniciativa de las autoridades que conducimos cada organismo ya que no existe un a arista de la protección civil seriamente constituida, que planifique o prevea contingencias, no existe un mapa de riesgo en la ciudad ni un banco de datos que contenga los recursos disponibles en Puerto Madryn”.

Los puntos esgrimidos ponen en evidencia que “la planificación, el trabajo y la capacitación son los mejores aliados ante una emergencia y Puerto Madryn debe entender esto definitivamente ya que en la actualidad un evento de mediana magnitud transforma a la ciudad en un caos como ha sucedido en la madrugada del martes; o lo que es peor una emergencia se podría transformar rápidamente en una catástrofe.